viernes, 14 de agosto de 2015

Declaración de principios



Recientemente una persona a la que quiero mucho y que no está vinculada al “mundo del perro” me dijo que hasta que no leyó una entrevista que me realizaron para un periódico no tenía claro a que me dedicaba… Comentó que sabía que ayudaba a los perros y a sus familiares, sabía que de una forma etiquetada como “en positivo”, pero poco más.

Lo más importante es que me hizo entender que no era “entendible” mi profesión ni siquiera para personas cercanas. Hizo hincapié en que tenía que explicar mejor “la metodología” para personas de fuera y dentro de este mundo. 

¿Qué a que me dedico? En un principio a la EDUCACIÓN, así en mayúsculas y sin etiquetas.
En mayúsculas porque no concibo que unido al término EDUCACIÓN se apliquen técnicas incómodas, incluidos los castigos físicos y no físicos (leer más aquí) a perros ni a las personas que conviven con ellos.
Sin etiquetas porque cada vez que utilizo una (suelo usar “desde el respeto al perro”) siento que yo misma estoy ayudando a corromper el término EDUCACIÓN… y creo que ya está bastante corrompido.
Desde antes de crear DogCalm tenía una meta definida (que sigo conservando) de bienestar y educación, aunque hablar de ello sería desviarme del tema.



EDUCACIÓN CANINA A DOMICILIO
Vamos a casa de la familia que acaba de adquirir un perrito, u otro perrito, o tienen un problema con el suyo. Una vez allí analizamos “el problema” y antes de marcharnos PACTAMOS el tratamiento de acuerdo a sus necesidades y destrezas. Si, PACTAMOS, no valdría de mucho que yo les pusiera unas pautas que no pudieran seguir. Lo único innegociable son los usos de castigos y métodos dañinos o incómodos… Si eso les incomoda y creen necesitarlos pienso que deberían recurrir a otro tipo de profesional, probablemente no “de los perros”. 

Es muy bello acompañar, crecer y aprender junto a las familias. Mi implicación en la “crianza respetuosa” (otro mundo de etiquetas) de niñas y niños también ayuda. 

No pactamos un número de visitas, eso sería lo más parecido a timarlos de antemano y menospreciar sus capacidades… Cada individuo es único y cada individuo necesita sus tiempos. Eso es algo que tenemos claro como educadores caninos y debemos extrapolar SIEMPRE a las personas. 

Nada más bello, y a veces complicado, que dejar crecer.

La finalidad es que se solucione el problema con su perro, que haya paz familiar, pero el ÉXITO es que incluso en terapia todos sean felices y les resulte FÁCIL  y divertido el aprendizaje conjunto. 

Otra parte de mi trabajo es realizar   CLASES EN GRUPO PARA PERROS DE DISTINTAS EDADES (cachorros, jóvenes, adultos…)

En ellas  prima la correcta socialización, el vínculo con su familia y el aprendizaje mutuo. Introducimos ejercicios o ponemos señal a comportamientos que ya saben realizar, pero la obediencia no es algo que preocupe en estas clases.

Una parte muy bonita de mi trabajo (por el esfuerzo mutuo que requiere) es la de AYUDAR A OTROS PROFESIONALES generalmente llamados “tradicionales”, o dicho de otra manera: personas cuyo interés es también el bienestar de los perros pero no encuentran la manera de ayudarles sin el uso de castigos, collares dañinos, técnicas de dominancia, etc. Los usuarios de este servicio suelen solicitar conficidencialidad (que por supuesto obtienen).

Una de las cosas que más me ilusiona es la FORMACIÓN  de nuevas personas que se quieren dedicar a la educación canina u otras formaciones específicas. No me olvido de las personas no vinculadas al mundo de la educación canina que conviven con perro y para ellas también hay formación disponible durante todo el año. 

Por supuesto ofrecemos servicios para los que más nos necesitan, aquellos perros que se han quedado sin familia y para las entidades que nos requieran. 

También formo parte de la mejor revista de educación canina: REC+

Sencillamente eso es lo que hago. Dejarme la piel para que esos seres tan maravillosos que nos acompañan, aguantan y perdonan sean felices junto con sus familias humanas. ¡¡Y me encanta!! 

Cinta Marí

No hay comentarios:

Publicar un comentario